ROAD TRIP – Historia y sabores de Colonia Caroya

Uno de los lugares que visito con mayor frecuencia y  siempre con mucho placer es Colonia Caroya, ciudad fundada hace 131 años por inmigrantes friulanos. Situada a 44 kilómetros al norte de Córdoba Capital (por la Ruta 9), la Colonia es más conocida por el vino Frambua y los salames que allí se producen que por sus atractivos históricos y turísticos, que sin embargo son muchos. Por general, me gusta ir los sábados, pero es un paseo de media jornada que se puede hacer en cualquier día de la semana,  en todas las temporadas.

Los plátanos de Colonia Caroya en invierno

Los plátanos de Colonia Caroya en invierno

 Desde la entrada a la ciudad, una avenida flanqueada por centenarios plátanos crea una perspectiva surrealista que embelesa al visitante.  El largo trayecto sin curvas ni desvíos por la Avenida San Martín, que podría resultar monótono en otra parte, se convierte en un paseo que ofrece satisfacer todos los sentidos.

El famoso salame de la Colonia
Para comenzar y con la excusa de estirar las piernas y relajarse un poco después del viaje, recomiendo hacer dos paradas:  la primera en alguno de los dos locales de Finito, el Rey del Salame (si el de San Martín 1879 está cerrado, queda abierto el de la Ruta 9, en la entrada a la ciudad, a metros de la Shell). Atendido por su propio dueño, Celso “Finito” Panontini,  o sus hijos, quienes generosamente dan a probar los diferentes embutidos y fiambres que ellos mismos fabrican bajo exigentes normas de calidad e higiene. Sugiero llevar  efectivo, porque nadie quiere salir de allí con las manos vacías y no se aceptan tarjeta de crédito. 

Tradicionales bordalesas de La Caroyense.

Tradicionales bordalesas de La Caroyense. Foto gentileza del enólogo Santiago C. Lauret, La Caroyense SA.

Una copa de buen vino
Habiendo “engañado el estómago”,  la segunda parada es un poco más adelante, en San Martín 2281, en la bodega  La Caroyense,  donde se puede hacer una visita y degustación de vinos. Además del célebre vino Frambua, la bodega produce diferentes varietales  con uvas de vides riojanas, y la clásica aguardiente friulana, ahora de moda en todo el mundo: la grappa.  El único que la pasa mal en esta visita es el chofer, quien por obvias razones de seguridad deberá ser muy prudente para beber. Para desquitarse, puede comprar unas botellitas usando esta vez cualquier plástico que tenga en la billetera: all major credit cards are welcomed! Ah, y no hay que olvidarse de de comprarle un Lagrimilla (vino de misa dulce) a las tía que quedó en casa…  Para quienes no beben alcohol, también hay jugo de uva, aceitunas, dulces y conservas artesanales.  Las chicas que atienden el local son el mejor ejemplo de la belleza y la simpatía friulana.

Satisfechas las necesidades más elementales, se pueden hacer dos visitas culturales que, combinadas, sirven para entender la historia de la ciudad y la región: la Casa Copetti y  la Estancia Caroya.  

Casa Copetti
La Casa Copetti pertenece al Centro Friulano de Colonia Caroya y alli funciona el Museo Permanente de la Friulanidad, un lugar de conservación y exposición de todo lo dejaron como herencia los friulanos que vinieron a estas tierras.   Es una construcción rural que tiene las características típicas de la arquitectura popular italiana:  forma de L, habitaciones comunicadas entre sí y una gran galería  (ver más detalles y fotos de la casa). Fue construida en 1894 por la familia Copetti, proveniente de Gemona (Friuli). 

Visitas de martes a domingo, de 10 a 18. Confirmar por telefono: 03525 46555  / celular 03525-15648056. Se cobra una módica entrada.  Dirección: Avenida San Martin al 5200, entrando varias cuadras por la Calle 60.

Estancia Caroya 
La Estancia Caroya se encuentra en las afueras de la ciudad, cruzando la Ruta 9, sobre la Ruta E-66 que lleva a Ascochinga. Declarada Patrimonio de la Humanidad, fue el primer establecimiento rural que crearon los jesuitas en Córdoba, a comienzos del Siglo XVII.   Además de su belleza arquitectónica, que combina elementos coloniales y poscoloniales, la Estancia es sede de un museo muy interesante, dedicado a las tres funciones bien diferenciadas que tuvo la construcción a lo largo de los siglos: unidad productiva rural y residencia de verano para los alumnos del Colegio de Monserrat; fábrica de armas durante las guerras de la independencia nacional y primer hogar de los inmigrantes friulanos que fundaron Colonia Caroya.

Horarios: martes a domingo de 8 a 18; sábados, domingos y feriados, de 9 a 15. Se cobra entrada. Recomiendo llamar antes para confirmar horarios. Tel. 03525 426701 y 462300.

La vuelta, otro paseo
Después de visitar la Estancia, el regreso a la ciudad de Córdoba  siempre lo hago por Ascochinga, siguiendo por la misma ruta E-66, son 12 kilómetros adicionales, pero se compensan por la fantástica vista mientras se avanza hacia las sierras ( por ello, aconsejo usar esta ruta a la vuelta y no a la ida). Desde Ascochinga, se continua por la Ruta Provincial E-53, que atraviesa localidades muy bonitas: La Granja, Villa Animí, Agua de Oro, El Manzano, hasta llegar a Salsipuedes. Allí comienza una excelente autopista que permite llegar en pocos minutos a Córdoba Capital.  Se evita así el intenso tránsito de camiones de la Ruta 9. Por otra parte, no es bueno ir y volver por el mismo camino, siempre es mejor hacer un circuito donde no  haya repeticiones.

Acerca de Ricardo Brunello

Nacido en Córdoba, alejado por mucho tiempo y redescubriéndola desde diciembre de 2006. Licenciado en Periodismo USAL, 1991, Buenos Aires, Argentina. Master en Management Culturale Internazionale, UNIGE, 2002, Génova, Italia.
Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Inmigración, Vinos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ROAD TRIP – Historia y sabores de Colonia Caroya

  1. Alejandro Pizarro dijo:

    Que buena descripción aunque se nota que has tenido que ser sintético y no alcanza todo el blog para describir las cosas ricas de Colonia Caroya. He tenido la oportunidad de hacer amigos de la zona, incluso voy a comer asaditos por allá con una previa de salames, conservas, panes caseros y un largo etc. Los lugares son bellísimos y mi época es el otoño porque las arboledas son realmente bellísimas. Muy buena la entrada y la sugerencia con buena data de horarios y formas de pago.

  2. Estimado amigo, muy agradecido por sus narraciòn comentarios, de nuestra bodega.-
    Cordialmente

    Santiago C. Lauret enòlogo
    La Caroyense SA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s