ROAD TRIP: Ischilín, musa inspiradora de Fader

Plaza de armas de Ischilín.

Llegué a Ischilín siguiendo una  señalización hecha con pintura en aerosol, flechas trazadas en puntos estratégicos sobre viejos carteles publicitarios, paredes de garitas, etc. Debo reconocer que fue efectiva, sin ella me hubiera perdido. Los  casi veinte kilómetros recorridos desde de Deán Funes fueron bien entretenidos, casi una búsqueda del tesoro, gracias al autor de los grafitis.

El premio encontrado fue un pueblito suspendido en el tiempo, tan bien restaurado que parece un set de cine. Quizás porque están lejos de los circuitos del turismo masivo, los habitantes de Ischilin saben recibir amablemente a los visitantes. Las escasas personas con las que me encontré fueron generosas con su tiempo y para brindar información. Estuve apenas un par de horas, lo suficiente como para visitar la Iglesia, la escuela Fernando Fader y la posada La Rosada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Presencia de la familia Fader
En la lengua de los sanavirones, Ischilín significa alegría y el primer caserío data del siglo XVII. La zona es conocida en todo el país gracias a la obra del pintor Fernando Fader, quien llegó allí en 1915, cuando tenía 33 años y estaba prácticamente sentenciado a muerte por la tuberculosis. Después de vivir dos años en Ischilín, se instaló definitivamente en la vecina localidad de Loza Corral.   El buen clima del lugar y los bellos paisajes que representó genialmente en tantos óleos hicieron que  Fader recuperara su vitalidad y sobreviviera durante 20 años. En los principales museos del país hay obra de este gran artista. Recomiendo la lectura de El pintor del otoño, excelente artículo biográfico firmado por Goldi Callisti.

La casa donde Fernando Fader vivió sus últimos y prolíficos años se llama “Huerta Encantada” . Actualmente es un museo provincial dedicado a la vida y obra del pintor. No pude visitarlo porque estaba cerrado. Los horarios publicados son martes, de 9 a 15; miércoles a sábado, de 9 a 19 y domingo, de 13 a 19. Sugiero chequearlos antes de viajar llamando al (03521) 422-044.  Recomiendo la lectura del artículo sobre el museo publicado por el diario La Nación.

Rescate del olvido

Desde hace siete años, Carlos Fader, nieto del célebre pintor, dedica su esfuerzo a la recuperación de ese pueblo ligado a la historia de su familia. Se trata de un esfuerzo privado cuyos frutos están a la vista: las construcciones que rodean al majestuoso algarrobo de 800 años de la plaza central central hoy lucen restauradas, con sus frentes pintados con los colores que mostraban en los óleos de su abuelo. Se destacan la Iglesia Nuestra Señora del Rosario, la escuela, el juzgado de paz, la policía, el correo y el almacén (ver nota sobre este tema).

Carlos Fader es además propietario de La Rosada, casa de campo, un antiguo almacén de ramos generales que hoy es una excelente opción para alojarse: cuenta con habitaciones con baño privado, restorán, spa, piscina y cancha de golf (3 hoyos).  Lejos de estrés y sin problemas de seguridad, también se hacen allí fiestas de casamiento y reuniones empresarias. Carlos tuvo la gentileza de mostrarme las instalaciones personalmente y charlamos de tantas cosas que me olvidé de tomar fotos. Pero en el sitio web de la posada hay muy buenas imágenes.

Más información sobre La Rosada: ischilinposada.com.ar; email:  info@ischilinposada.com.ar ; teléfonos:Ischilín (03521) 423057; Villa Allende (03543) 431178;  (03543) 15601304.

Cómo llegar: desde Córdoba se debe transitar por la ruta nº 9 norte hasta el cruce con la ruta nacional nº 60. Una vez allí, se debe tomar el camino hasta Avellaneda (100 km); después girar a la izquierda y atravesar este pueblo, comienza el camino de tierra que llega hasta Ischilín (24 km). Recorrido total: 124 km.

Ischilin es un lugar encantado. Prometiendo volver, seguí viaje rumbo a Copacanaba y Ongamira, pero eso lo comentaré en las próximas entradas.

Acerca de Ricardo Brunello

Nacido en Córdoba, alejado por mucho tiempo y redescubriéndola desde diciembre de 2006. Licenciado en Periodismo USAL, 1991, Buenos Aires, Argentina. Master en Management Culturale Internazionale, UNIGE, 2002, Génova, Italia.
Esta entrada fue publicada en Arte, Turismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ROAD TRIP: Ischilín, musa inspiradora de Fader

  1. Aledys Ver dijo:

    Qué lindo post, Ricardo. Me parece súper intersante hacer este recorrido, buscando la huella dejada por Fader. Realmente parece un pueblo detenido en el tiempo. Estuve mirando la web de la posada y me parece una linda opción para pasar unas vacaciones haciendo vida de campo. Gracias!! Saludos.

  2. miguel dijo:

    Hermosos lugares y muy lindas las fotos!
    y muy interesante la información de todo esto que está tan cerca y tan lejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s