En el Pasaje Santa Catalina, un lugar para la memoria

El Pasaje Santa Catalina, que corre entre la Catedral y el Cabildo Histórico de Córdoba, ha sido puesto en valor recientemente y es un bello paseo que no pueden perderse los turistas que pasan por  nuestra ciudad. Allí se encuentra  la Sede de la Comisión y del Archivo Provincial de la Memoria (APM), que recomiendo visitar.

Se trata de un espacio destinado a la reflexión y a la construcción de memoria sobre los períodos dictatoriales y represivos, un lugar que  nos advierte sobre las consecuencias del terrorismo de Estado y las violaciones a los derechos humanos.

Las visitas al Museo de Sitio del APM se realizan de martes a viernes de 10 a 18 y la entrada es libre y gratuita. Resulta conmovedor recorrer la Sala de Vidas para ser Contadas, donde se exponen objetos e historias de vidas de personas desaparecidas y asesinadas. Tampoco es posible permanecer indiferente en la Biblioteca de Libros Prohibidos,  que reúne libros y autores censurados en diferentes gobiernos dictatoriales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La historia

Lo que sigue es material extractado de la página web del APM:

Entre 1974 y 1978 funcionó allí el Departamento de Informaciones de la Policía de la Provincia de Córdoba (D-2). El  “D2” fue uno de los Centros Clandestinos de Detención (CCD) que funcionaron en Córdoba durante la última dictadura militar. Funcionaba a la vista de todos, en pleno centro de la ciudad, como nexo central entre militares para ejecutar persecución, secuestros, tortura y distribución estratégica de prisioneros a otras dependencias tanto policiales como militares.  Según testimonios de sobrevivientes, reconstrucción de la CONADEP y de los datos recogidos en la investigación del libro “La sombra azul”, por este lugar pasaron aproximadamente 1000 prisioneros durante los años setenta.

La historia de represión, detención y tortura de este espacio data del 1577, cuando esta media manzana se destinó para Cabildo y cárcel de la ciudad.  Las paredes de este ex CCD aún conservan las marcas del horror. Grafitis en el interior de dos celdas, que se conservan intactas, son la memoria presente de los que por allí pasaron.  El interior de este edifico, se asemeja a un laberinto, donde resulta muy difícil ubicarse. Posee numerosas habitaciones de distintas dimensiones y seis patios internos. Desde alguno de ellos, lo único visible es la imponente cúpula de la Catedral. Entre los testimonios de los sobrevivientes, las campanadas de la Catedral son un recuerdo constante.

A fines de 1978, según algunos testimonios de sobrevivientes,  parte del D-2 se trasladó a la calle Mariano Moreno 222, actual base operativa de ETER (cuerpo especial de la policía). El 22 de marzo de 2006 la Legislatura Provincial aprobó la Ley de la Memoria que establece la creación y funcionamiento de la Comisión y el Archivo Provincial de la Memoria en este edificio.

Acerca de Ricardo Brunello

Nacido en Córdoba, alejado por mucho tiempo y redescubriéndola desde diciembre de 2006. Licenciado en Periodismo USAL, 1991, Buenos Aires, Argentina. Master en Management Culturale Internazionale, UNIGE, 2002, Génova, Italia.
Esta entrada fue publicada en Costumbres, Cultura, Turismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En el Pasaje Santa Catalina, un lugar para la memoria

  1. Pingback: Exposición de afiches en el Archivo Provincial de la Memoria | Córdoba Living

  2. very nice site! We All love Córdoba. La Docta :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s