Café con glamour en el Palacio Ferreyra

Desde este mes, los cordobeses podemos disfrutar del Café del Palacio Ferreyra, que funciona en salones del piano nobile y en la terraza del Museo Superior de Bellas Artes Evita. El concesionario es Bruno Ayllon y asegura que además de servicios de cafetería, bebidas y aperitivos, se servirán allí almuerzos y comidas.

De este modo, el Museo ahora conducido por Tomás Ezequiel Bondone se pone al día con la tendencia mundial que exige que los museos y salas de exposición convoquen una mayor afluencia de público y puedan ser aprovechados como polos dinamizadores de la actividad cultural.

El nuevo Café suma a la existente oferta expositiva y educativa del Museo servicios necesarios para atraer y retener a los visitantes. También está prevista la realización de eventos sociales y empresariales a cambio de una contraprestación para el Museo.  El concesionario aclara que para estos últimos usos se debe gestionar previamente la autorización de la Dirección del Museo.

Algo más que un cafecito
Es un verdadero privilegio poder tomar un café o reunirse con amigos en esta mansión de estilo Beaux Arts, que se terminó de construir en 1916 con planos del arquitecto francés Paul-Ernest Sanson. El lugar es muy tranquilo, ya que un gran parque lo separa de la Plaza España y de las transitadas avenidas que lo rodean. Si bien la decoración del Café es austera, permite apreciar las molduras y la boiserie originales de la casa, así como el entelado de las paredes. Es una pena que se hayan retirado de ese espacio algunos cuadros, entre los que se destacaba una gran obra de Rogelio Polesello.

El mobiliario del Café está compuesto por diseños de Philippe Starck para Kartell. En el salón principal, predominan los sillones Louis Ghost , mientras que en el ex comedor de la casa hay sillas Madmoiselle, tapizadas con telas que llevan la firma de reconocidos creadores de alta costura. En la terraza, comodísimos sillones Dr. No. Ver video en 360º.

El Café del Palacio está abierto en los horarios del Museo: martes a domingos, de 10.00 a 20.00.

Dirección: Hipólito Yrigoyen 511, Nueva Córdoba (ver mapa).
Teléfono: 351 (15) 3637473.
E-mail: ayllonbruno@hotmail.com

Entrada relacionada: El palacio de la cultura cordobesa

Para ingresar al museo se debe pagar una módica entrada. Gratuito para jubilados, estudiantes y menores de 12 años.

 

Acerca de Ricardo Brunello

Nacido en Córdoba, alejado por mucho tiempo y redescubriéndola desde diciembre de 2006. Licenciado en Periodismo USAL, 1991, Buenos Aires, Argentina. Master en Management Culturale Internazionale, UNIGE, 2002, Génova, Italia.
Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Arte, Cultura, Decoración, Gourmet y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Café con glamour en el Palacio Ferreyra

  1. pablo apaula dijo:

    Como siempre, completa la info y muy bueno el post!

  2. Ricardo Brunello dijo:

    Gracias Pablo, aunque siempre se puede decir algo más y para eso están los comentarios. Lamentablemente, poca gente se anima a hacerlos en este espacio y así se pierden aportes valiosos.

    Esta mañana, un amigo compartió esta publicación en Facebook, con el siguiente texto (SIC): “Gente Paqueta: ¡Qué Esperáis”, brevísima frase que, desde la ironía, sintetiza la opinión que la mayoría de la población cordobesa tiene acerca de este y otros espacios de la cultura. Resulta paradójico que, a pesar de que fueron levantados y son sostenidos con ingentes recursos financieros del estado provincial, gran parte de la población se sienta excluida o simplemente no se identifique con las convocatorias, muestras y actividades de los nuevos centros culturales. Es que para que tengan éxito en su misión, el pueblo debe amarlos y sentir que le pertenecen. Cada paso en esa dirección, es un paso más en favor de la cultura.

    Reproduzco aquí mi respuesta a ese comentario, acotada al tema puntual del servicio de refrigerios, que como dije en esta entrada, es un recurso más para atraer y retener visitantes: “Los paquetes ya fueron durante mucho tiempo, Roberto. Ahora se trata de que también frecuente el lugar un sector más amplio de la sociedad (en este caso, los que pueden pagarse por lo menos un café además de la entrada). Para que fuera más inclusivo y en consonancia con el nombre de Evita, llamada “abanderada de los humildes”, debería permitirse también que los vecinos hagan picnic en los jardines, siempre cuidando el orden y limpieza del lugar. Sería muy divertido. Por cierto, es muy probable que las canastas vernáculas en lugar de Chardonnay, pollo relleno, quiche lorraine y salmón ahumado, vengan cargadas con mate, pan casero, queso y salame de la Colonia. Parte desde aquí esta propuesta a la Dirección. Si por razones de seguridad, mantenimiento no es posible hacerlo todos los días, podría considerarse implementarlo un fin de semana cada mes, por ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s