Crisis hídrica e incendios en Córdoba

Molle

¿Quién es el responsable de estos hechos?

Podemos adjudicárselo a miles de personajes eventuales, o a un anónimo y difuso cambio climático, argumentos estos utilizados la más de las veces para evadir obligaciones y derechos, por parte de quienes cuentan para ello, con el poder necesario para ejercerlos; son los mismos que por acción u omisión maliciosa, utilizan el patrimonio público para exclusivos beneficios sectoriales.

Es casi lo mismo que responsabilizar a los niños o a un visitante de paso, por lo que sucede sistemáticamente en un hogar.

El deterioro ambiental en nuestra provincia es grave, ocasionando la perdida o disminución de valiosísimos recursos, como el agua, la fertilidad del suelo y la energía limpia.

Algunos pocos, se benefician con el mal de muchos, vieja política aplicada en Córdoba hasta el presente, sin distinción de banderías partidarias, estado al cual los cordobeses consideramos “normal” mas que por tradicionalistas, lo hacemos por comodidad cortoplacista.

El desmonte activo o pasivo debe detenerse drásticamente, implementando para ello políticas de fondo y no una infinidad de casi inútiles aunque vistosos parches de represión del delito, el que es fomentado tácitamente por las políticas oficiales implementadas hasta el momento, las que vistas con detenimiento desenmascaran, a los mas peligrosos y auténticos delincuentes de guantes blancos de nuestra sociedad mediterránea.

En nuestra provincia, un plan de manejo de los recursos hídricos, forestales y agrícola-ganaderos, en la práctica “no existe”, en especial en “temporada de incendios” donde el malo de la película, el fuego voraz, aparece dramática e “irremediablemente” en escena, cuando es poco lo que se puede hacer para paliar la situación.

La creación de cortinas de árboles y arbustos de hoja perenne ( Lithraea molleoides) siguiendo las curvas de nivel del terreno, dispuestas en sentido este-oeste, asistidas por sistemas de riego por goteo y debidamente resguardadas del ganado, contribuirían en buena medida a disminuir la dispersión de voraces incendios, mejoraría la infiltración del agua de lluvia en el terreno, disminuiría el efecto de la erosión hídrica y eólica y constituiría un buen recurso forestal.

Algunos aducirán que esta es una especie de lento crecimiento, en cierta medida lo es cuando crece expuesta a fuertes vientos, heladas sumamente intensas o no dispone de la humedad y/o del suelo lo suficientemente fértil, a la vez que es utilizada habitualmente como forraje invernal por el ganado serrano.

Estas condiciones extremas, puede paliarse mediante el sistema de riego por goteo, sobre todo en sus primeras etapas de desarrollo, logrando de este modo un crecimiento relativamente rápido, en función de las condiciones ambientales.

Publicado por Duilio Brunello en su blog: TORMENTA DEL SUR: ¿CRISIS HÍDRICA E INCENDIOS EN CÓRDOBA?.

Acerca de Ricardo Brunello

Nacido en Córdoba, alejado por mucho tiempo y redescubriéndola desde diciembre de 2006. Licenciado en Periodismo USAL, 1991, Buenos Aires, Argentina. Master en Management Culturale Internazionale, UNIGE, 2002, Génova, Italia.
Esta entrada fue publicada en Medio ambiente y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s